Crónica de Prensa | Diócesis de Santander

LAS JORNADAS REALIZADAS EN JUNIO POR LOS TRINITARIOS Y LA DIÓCESIS EN FAVOR DE ALEPO, LOGRARON RECAUDAR 68.008 EUROS QUE YA HAN SIDO ENVIADOS A SIRIA

 

Santander 15/03/2017


 

Los días 25 y 26 de junio del año pasado se realizaron unas Jornadas en favor de la Diócesis de Alepo y, por extensión, de la iglesia de Siria. Esta acción pastoral surgió a propuesta de la comunidad de religiosos Trinitarios que atiende el Santuario de la Bien Aparecida, fiel al carisma fundacional de su Orden de ayudar a los cristianos perseguidos por su fe en Cristo y como acción pastoral del mismo Santuario. Ya que esta acción se adecuaba al espíritu del pasado Año Jubilar de la Misericordia, nuestro obispo, Mons. Manuel Sánchez Monge, le confirió carácter diocesano.

Desde la comunidad Trinitaria se destacó que estas Jornadas contaron con la presencia de Monseñor Antoine Audo, obispo de Alepo. A él “agradecimos su esfuerzo por hacerse presente a nuestra diócesis; dándonos así la posibilidad de manifestarle a él y a sus fieles nuestro afecto, de hacerles llegar nuestra cercanía en su dolor y de demostrarles que somos una iglesia solidaria, que sabe hacer suyas las palabras del Apóstol: «si algún miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26).

Una vez hecho balance, consecuencia de las ayudas de muchos fieles y del Obispado de Santander, se ha logrado recaudar 64.008,95 euros que ya han sido destinados para la alimentación de más de 250 familia en esta ciudad de Siria de Alepo.

En esta ayuda va implícita no sólo la alimentación, tan sumamente necesaria allí, sino además mantas y ropa de abrigo, ya que al carecer de luz y de gas, la gente no tiene con qué calentarse en este periodo de lluvias y nieve que está recorriendo el país.

Desde la comunidad de trinitarios de la Bien Aparecida se destacó que “nuestro compromiso se hizo todavía más significativo, puesto que sus destinatarios han sido nuestros ‘hermanos mayores’ en la fe cristiana; ya que la iglesia de Siria surgió de la predicación de quienes vieron, oyeron, palparon y creyeron a Jesús (cf. 1 Jn 1,1), y de aquellos judíos cristianos que hubieron de emigrar a esa región tras la destrucción de Jerusalén por el emperador Tito en el año 70”.

Más aún, aquella iglesia ha sabido conservar hasta el día de hoy muchas tradiciones de aquel tiempo e, incluso, la misma lengua de Jesús, el arameo. Ellos aún rezan y celebran su liturgia con las mismas palabras de Jesús, se apuntó.

Asimismo, se significó que aquellas fueron unas jornadas de información, de mentalización, de oración y de ayuda económica, con el inconveniente de que tuvieron que ser organizadas en poco tiempo y se concretaron básicamente en dos actos: un concierto ofrecido desinteresadamente por la coral Salvé de Laredo en la catedral de Santander y un Via Crucis a favor de los cristianos perseguidos desde la localidad de Marrón hasta el Santuario de la Virgen Bien Aparecida.

Como gesto de fraternidad y de solidaridad, los actos de las jornadas fueron presididos por el obispo de Santander y por el propio obispo de Alepo, Antoine Audo,

Igualmente, se contó con la participación de la Delegación Diocesana de Apostolado Seglar que preside, Felipe Santamaría, y de la CONFER, que engloba a congregaciones y órdenes religiosas. Además se sumaron los jóvenes de la Pastoral Juvenil de la Diócesis de Santander.

El programa de actos fue respaldado por la delegación en Santander de la fundación de la Santa Sede, “Ayuda a la Iglesia Necesitada”, que desde hace muchos años auxilia y denuncia la situación de los miles de cristianos perseguidos en el mundo a causa de su fe.

Esta ayuda económica de 64.008,95 euros, ya ha sido ya canalizada a través del organismo Solidaridad Internacional Trinitaria (S.I.T.), que desde hace años está colaborando con la iglesia de Siria, se precisó desde la comunidad trinitaria de la Bien Aparecida.

 

Concienciar realidad cristianos perseguidos

El objeto de estas Jornadas fue el de concienciar de la grave situación que atraviesan miles de cristianos que son perseguidos y masacrados en Siria a causa de los atentados del grupo terrorista Estado Islámico (DAES), y de la guerra.

En el actual conflicto de Oriente Medio, la ciudad  de Alepo (Norte de Siria), es una de las provincias más castigadas, cuya contienda se ha cobrado ya unos 470.000 muertos y otros 12 millones de desplazados y de refugiados.

 

Entrevista a Monseñor Antoine Audo, obispo de Alepo, durante su visita del pasado año:

 

GABINETE DE PRENSA
Santander, 1
5 MARZO 2.017
www.diocesisdesantander.com 

Prensa Obispado Santander Tel: 942-36-73-90; 686-76-00-19
prensa@diocesisdesantander.com