Perspectiva de Género

 

Baños “inclusivos” sin género: ¿higiene y comodidad o ideología?

 

La Universitat Pompeu Fabra de Barcelona ha introducido este curso en sus baños “inclusivos”

 

 

4 noviembre, 2019 | ForumLibertas.com


 

 

 

Recientemente se ha anunciado a bombo y platillo la iniciativa que ha introducido este curso en sus baños la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona. Una universidad pública que ahora tiene baños “inclusivos” de género, es decir, en los que no se hace separación de sexos y en los que un hombre y una mujer pueden acceder en el mismo espacio.

Se trata de una iniciativa pionera, como se ha querido anunciar supuestamente para no discriminar ni hacer sentir mal a los diferentes supuestos géneros que la ideología de género defiende que hay. De esa manera se encuentra una solución salomónica contra una supuesta discriminación. Sin embargo, no es así.

 

Género ideológico contra lógica cultural

Tendríamos que remontarnos hasta alrededor de 1950 para entender qué es lo que se está sacrificando con esta iniciativa que ya tuvo su debate en las universidades estadounidenses hace un año.

España obligó en la década de los 50 a los bares a tener dos baños, ya que antes la obligatoriedad era uno.

Eso se determinó entonces en función de la grandaria del local y llevó a un debate profundo de la sociedad.

El argumento que utilizaban los que defendían la propuesta era, fundamentalmente, la higiene, separando mujeres y hombres, y la comodidad. Es evidente que en un lavabo donde iban mujeres y hombres, las mujeres eran las que se sentían más incómodas por razones obvias.

Ahora, se está decidiendo, por una razón ideológica sacrificar aquel avance y eliminar una lógica guiada por una cuestión de higiene y de comodidad pensando en la mujer.

¿Es lícito que la ideología venza a la funcionalidad y el pensamiento de unos pocos se imponga por el bien de las mujeres en general?

En el caso concreto de España, por lo tanto, se está proponiendo retroceder al franquismo profundo, donde en los bares solo había un lavabo. De nuevo, la ideología de género está contra las mujeres, lo cual ya sucede con su defensa de los vientres de alquiler, que usa a la mujer como mero recipiente de un bebé, debido a la necesidad de la homosexualidad de que otros paran a sus hijos por su evidente imposibilidad biológica.