Colaboraciones

 

Mayor Oreja: “el relativismo nos conduce al caos”

 

 

18 mayo, 2020 | por Alfredo Brañas


 

 

 

 

Jaime Mayor Oreja señala que se elige la mentira por comodidad, y así es como hemos llegado a prescindir de la verdad sobre el ser humano.

El político vasco se muestra preocupado por el gobierno del nuevo Frente Popular, pero también por la falta de una alternativa clara.

 

 

El ex -Ministro y presidente de la Fundación Valores y Sociedad y la plataforma “One of us”, Jaime Mayor Oreja, participó hace unos días en uno de los ya famosos “Think talks” de “Its time to think”.

En su charla, destacó que, antes del Coronavirus, ya padecíamos un virus como sociedad: el relativismo.

Lo ilustró con un ejemplo sencillo de como han cambiado las cosas: antiguamente a una persona sin fundamento se la criticaba por su falta de fundamento y se decía que era “un chisgarabís”. Hoy a una persona que tiene valores y fundamento es criticado y se dice de él que es “un fundamentalista”.

Esta dictadura se impone a través del miedo. Desde su experiencia recordó como, en tiempos de lucha contra ETA, había el miedo físico a ser asesinado, pero también el miedo moral a ser socialmente linchado. Hoy el relativismo se impone por medio de este segundo miedo: a la persona con valores se la pretende marginar socialmente.

Por ello, animó a ser valientes a la hora de construir desde la verdad y aportar en el debate sobre el modelo social que se nos avecina tras la pandemia. Una pandemia que destacó como una oportunidad para pensar. Señaló que “si la pandemia no ha cambiado nada en nosotros no podremos aportar nada”, pues “si solo aspiramos a vivir como antes no habrá servido de nada”. “Nuestra obligación hoy es hacer un profundo examen de conciencia empezando por uno mismo”.

Animó a que “abandonemos la resignación, pues tenemos un gran reto por delante, una gran batalla cultural”. En particular señaló que a quienes les corresponde “no ser cobardes, defender lo que han aprendido de sus padres, es a los jóvenes”.

Caracterizó el futuro inmediato como “amargo, dramático y traumático”. Y dijo que habrá que participar en la medida de lo que se pueda, poniendo el acento en que es “urgente una alternativa”.

Preguntado sobre la impermeabilidad de los partidos respecto a las propuestas de la sociedad civil, señaló que “ha habido un exceso de partitocracia, y una incomparecencia cultural de quienes defienden la verdad”.

 

El coloquio completo se puede escuchar aquí