Colaboraciones

 

Trato con la Virgen

 

 

03 enero, 2020 | Javier Úbeda Ibáñez


 

 

 

 

No es difícil sonreír al contemplar las manifestaciones de cariño con que una madre rodea a su hijo, sobre todo si este es pequeño; y más aún al ver cómo el niño corresponde a esas efusiones de su madre. Si la Virgen es nuestra madre y nosotros somos sus hijos, no podemos hacer caso a quienes nos digan que ya no se estilan esos modos de tratar a la Madre del Cielo, que siempre han utilizado los cristianos, buenos hijos de María. Siempre la hemos tratado rezándole —el Avemaría, la Salve, tantas otras oraciones, especialmente el Santo Rosario—, saludando sus imágenes, acudiendo a su intercesión. Y así debemos hacer siempre, sin miedo, sin respetos humanos. Es nuestra madre, y queremos ser buenos hijos suyos.