Colaboraciones

 

¡Todo depende de en manos de quién está el asunto!

 

 

14 febrero, 2020 | Javier Úbeda Ibáñez


 

 

 

Lo más importante de todo es, en efecto, en manos de quién está el asunto, porque, ¡allí está la clave del verdadero éxito!

Interviene Jesús y comienza a realizarse el maravilloso milagro de la multiplicación de los panes que todos conocemos…

¿Cómo era posible? ¡Eran solo cinco panes y dos peces! ¡Era una insignificancia, claro! Es absolutamente evidente la desproporción tan abismal entre los medios materiales que se tienen a disposición y los efectos que logra nuestro Señor. Sí. Pero para realizar el milagro fueron necesarios esos cinco panes y esos dos peces. Sin ellos tal vez no habría sucedido nada. Y el Señor quiere contar con eso para realizar sus prodigios.

Sé generoso y magnánimo con Dios y con los demás: da de ti mismo, no seas egoísta ni tacaño. Da de tus bienes materiales y espirituales, comparte tu tiempo y tus cosas con los demás; pero, sobre todo, dónate a ti mismo, a tu prójimo: ¡no importa que solo tengas cinco panes y dos peces! Pon todos tus proyectos, tus inquietudes, tus preocupaciones, tus miedos, tus deseos, tus sueños, tu familia, tus relaciones, tu "todo" EN MANOS DE DIOS, pues sabemos que, ¡todo depende de en manos de quién está el asunto!