Colaboraciones

 

Friedrich Nietzsche y Dios

 

27 octubre, 2020 | Javier Úbeda Ibáñez


 

 

 

 

 

Cuando Friedrich Nietzsche proclamaba con su estilo dramático la supresión de Dios y el correlativo advenimiento de la nada (el nihilismo), pretendía reafirmar la vida. Según él, el «hombre moderno» mataba a Dios (su idea de Dios), para quitar toda limitación a la vida. No obstante, los historiadores del pensamiento observan que la proclama de Nietzsche: ¡Dios ha muerto, viva el superhombre!, no se tradujo, a lo largo del siglo XX, en una cultura de la vida. Al contrario, el siglo XX fue, más que ningún otro, el siglo de la muerte del hombre. La consecuencia no es casual. Dios es vida, la vida por esencia y origen de toda vida. No es posible suprimir la causa y mantener su efecto.