Servicio diario - 13 de enero de 2019


 

聲gelus: El Papa nos invita a renovar las promesas de nuestro bautismo
Raquel Anillo

El bautismo en la Capilla Sixtina: El deber de transmisi鏮 de los padres
Anne Kurian

聲gelus: hacer extraordinarias las cosas ordinarias
Anne Kurian

Beato Pedro Donders, 14 de enero
Isabel Orellana Vilches


 

 

 

13/01/2019-12:39
Raquel Anillo

聲gelus: El Papa nos invita a renovar las promesas de nuestro bautismo

(ZENIT 13 enero 2019).- Concluida en la Capilla Sixtina la celebraci鏮 de la Santa Misa en la fiesta del Bautismo del Se隳r con el rito del bautismo de los ni隳s, a las 12 h el Santo Padre Francisco se ha asomado a la ventana de su estudio del Palacio Apost鏊ico Vaticano para recitar el 聲gelus con los fieles y peregrinos en la Plaza San Pedro.

 

Palabras del Papa antes del 聲gelus

Queridos hermanos y hermanas, buenos d燰s!

Hoy, al final del tiempo litrgico de Navidad, celebramos la fiesta del Bautismo del Se隳r. La liturgia nos invita a conocer mejor a Jess, de quien recientemente celebramos el nacimiento; y por esta raz鏮, el Evangelio (cf. Lc 3, 15-16.21-22) ilustra dos elementos importantes: la relaci鏮 de Jess con la gente y la relaci鏮 de Jess con el Padre. En la narraci鏮 del bautismo, otorgada por Juan el Bautista a Jess en las aguas del Jord嫕, primero vemos el papel del pueblo. Jess esta en medio del pueblo. Esto no es solo un fondo de la escena, sino que es un componente esencial del evento. Antes de sumergirse en el agua, Jess "se sumerge" en la multitud, se une a ella y asume plenamente la condici鏮 humana, compartiendo todo excepto el pecado.

En su santidad divina, llena de gracia y misericordia, el Hijo de Dios se hizo carne para tomar sobre s mismo y quitar el pecado del mundo. Tomar nuestras miserias, tomar nuestra condici鏮 humana. Por lo tanto, hoy tambi幯 es una epifan燰, porque al ser bautizado por Juan, entre la gente penitente de su pueblo, Jess manifiesta la l鏬ica y el significado de su misi鏮. Al unirse al pueblo que le pide a Juan el bautista la conversi鏮, Jess tambi幯 comparte el profundo deseo de renovaci鏮 interior. Y el Esp甏itu Santo que desciende sobre 匜 "en forma corporal, como una paloma" (v.22) es la se鎙l de que con Jess comienza un mundo nuevo, una "Nueva creaci鏮" que incluye a todos aquellos que acogen a Jess en sus vidas. Tambi幯 a cada uno de nosotros, que hemos renacido con Jess en el Bautismo, se dirigen las palabras del Padre: "T eres mi Hijo amado: En ti he puesto mi complacencia" (v. 22). Este amor del Padre, que recibimos el d燰 de nuestro bautismo, es una llama que ha sido encendida en nuestros corazones, y requiere que sea alimentada mediante la oraci鏮 y la caridad. El primer elemento era Jess en medio del pueblo
El segundo elemento enfatizado por el evangelista Lucas es que despu廥 de la inmersi鏮 en el pueblo y en las aguas del Jord嫕, Jess se "sumerge" a s mismo en la oraci鏮, es decir, en comuni鏮 con el Padre. El bautismo es el comienzo de la vida pblica de Jess, de su misi鏮 en el mundo como enviado del Padre para manifestar su bondad y su amor por los hombres. Esta misi鏮 se realiza en una uni鏮 constante y perfecta con el Padre y el Esp甏itu Santo. Incluso la misi鏮 de la Iglesia y la de cada uno de nosotros, para ser fieles y fruct璗eros, est llamada a "injertarse" en la de Jess. Se trata de regenerar continuamente en la oraci鏮, la evangelizaci鏮 y el apostolado, para dar un claro testimonio cristiano, no segn nuestros proyectos humanos, sino de acuerdo con el plan y el estilo de Dios.

Queridos hermanos y hermanas, la fiesta del Bautismo del Se隳r es una ocasi鏮 propicia para renovar con gratitud y convicci鏮 las promesas de nuestro Bautismo, comprometi幯donos a vivir diariamente en coherencia. con ello. Tambi幯 es muy importante como ya les he dicho varias veces conocer la fecha de nuestro bautismo. Yo les podr燰 preguntar, qui幯 de ustedes conocen la fecha de su bautismo y no todos estoy seguro lo conoce. Si alguno de ustedes no lo conocen, regresando a casa pregunten a sus padres, a sus abuelos, a sus t甐s, a sus padrinos, a los amigos de la familia, pregunten en que fecha he sido bautizado, en que fecha he sido bautizada y no lo olviden que sea una fecha que lleven en el coraz鏮 para festejar cada a隳. Jess, que nos ha salvado no por nuestros m廨itos sino para llevar a cabo la inmensa bondad del Padre, nos hace misericordiosos. Que la Virgen Mar燰, Madre de la Misericordia, sea nuestra gu燰 y nuestra modelo.

 

 

13/01/2019-15:19
Anne Kurian

El bautismo en la Capilla Sixtina: El deber de transmisi鏮 de los padres

(ZENIT 13 enero 2019).- La transmisi鏮 de la fe es ante todo un deber de los padres, enfatiz el Papa Francisco bautizando a 27 ni隳s de los empleados del Vaticano, este 13 de enero de 2019, para la fiesta del Bautismo del Se隳r.

El Papa celebr la misa dominical en la Capilla Sixtina en el Vaticano, rodeado de familias de reci幯 nacidos, 12 ni隳s y 15 ni鎙s, a quienes bautiz. Una celebraci鏮 marcada por beb廥 llorones, durante la cual el Papa Francisco quiso hacer que las madres se sintieran c鏔odas: "Amamanten a sus hijos, tranquilamente, eso es lo que el Se隳r quiere".

"Antes de ser estudiada", explic en su homil燰, "la fe debe ser transmitida , y ese es un trabajo que te vuelve a ti. Es un deber que recibes hoy: transmitir la fe , la transmisi鏮 de la fe. Y esto
se hace en casa. Porque la fe se transmite "en dialecto": el dialecto de la familia, el dialecto de la casa, en el clima de la casa. Es tu tarea: transmitir la fe por el ejemplo, por las palabras".

"Pero lo importante", insisti el Papa, "es transmitir la fe a trav廥 de vuestra vida de fe : que vean el amor de los esposos, que vean la paz en el hogar, que vean que Jess est all. Y recomendar a los padres: "nunca discutas delante de vuestros hijos, nunca ... hacedlo, pero que no lo escuchen, que no lo vean".

Esta es nuestra traducci鏮 de la homil燰 del Papa.

 

Homil燰 del Papa Francisco

Al comienzo de la ceremonia, se te hizo esta pregunta: "熹u pides para tus hijos?" Y todos dijeron: "Fe". Pides a la Iglesia la fe para tus hijos, y hoy recibir嫕 el Esp甏itu Santo y el don de la fe, cada uno en sus corazones, en sus almas. Pero esta fe debe desarrollarse, debe crecer. S, uno puede decirme: "S, s, deben estudiarlo ...". S, cuando van al catecismo estudiar嫕 bien la fe, aprender嫕 catequesis. Pero antes de ser estudiada, la fe debe ser transmitida, y es un trabajo que es tuyo. Es un deber que recibes hoy: transmitir la fe , la transmisi鏮 de la fe. Y esto se hace
en casa.. Porque la fe se transmite "en dialecto": el dialecto de la familia, el dialecto de la casa, en el clima de la casa.

Es tu tarea: transmitir la fe con el ejemplo, mediante las palabras, aprendiendo a hacer la se鎙l de la cruz . Es importante. Veis, hay ni隳s que no saben c鏔o hacer la se鎙l de la Cruz. "Haz el signo de la cruz": y ellos hacen algo as, sin entender lo que es. En primer lugar, ens濄ales eso.

Pero lo importante es transmitir la fe en tu vida de fe : que vean el amor de los esposos, que vean la paz en el hogar, que vean que Jess est all. Y me permito un consejo, disclpeme, pero les aconsejo que nunca discutan delante de vuestros hijos, nunca. Es normal que los esposos discutan, eso es normal. Lo contrario ser燰 extra隳. Hacedlo, pero que no lo escuchen, que no lo vean. No conoc嶯s la angustia de un ni隳 cuando ve a sus padres discutiendo. Eso, me permito a m mismo, es un consejo que os ayudar a transmitir la fe. 激s malo discutir? No siempre, es normal, es normal. Pero que los ni隳s no lo vean, no lo oigan, por su angustia.

Y ahora continuaremos con la celebraci鏮 bautismal, pero ten esto en cuenta: tu deber es transmitirles la fe. Transmitirlo en casa, porque es all donde se aprende la fe; y luego se estudia en la catequesis, pero en el hogar [recibimos] la fe.

Y antes de continuar, quisiera decirles algo m嫳: ustedes saben que los ni隳s de hoy se sienten en una atm鏀fera extra鎙: un poco demasiado caliente, est嫕 cubiertos ... Y sienten el aire que les asfixia ... Entonces lloran porque ellos tienen hambre, ellos tienen hambre.

Y una tercera raz鏮 para llorar es "l墔rimas preventivas". Es extra隳: no saben lo que va a pasar y piensan: "Primero lloro y luego veremos ..." Es una defensa. Te lo digo: que sea confortable para ellos. Ten cuidado de no cubrirlos demasiado. Y si lloran de hambre, amamantarlos. Les digo a las madres: Amamanten a sus hijos, tranquilamente, eso es lo que el Se隳r quiere. Porque 盥鏮de est el peligro? es porque ellos tambi幯 tienen una vocaci鏮 polif鏮ica: uno empieza a llorar, otro contrapunto y luego otro,y al final hay un coro de lloros.

Continuemos en esta ceremonia, en paz, con la conciencia de que la transmisi鏮 de la fe es vuestra.

Traducci鏮 de Zenit, Raquel Anillo

 

 

13/01/2019-15:40
Anne Kurian

聲gelus: hacer extraordinarias las cosas ordinarias

(ZENIT 13 enero 2019).- "Aprendamos a invocar al Esp甏itu Santo con m嫳 frecuencia, cada d燰, para poder vivir con amor las cosas ordinarias, y hacerlas extraordinarias. Este es el est璥ulo del Papa Francisco en el 聲gelus de este 13 de enero de 2019.

Desde una ventana del palacio apost鏊ico con vista a la Plaza de San Pedro, en la fiesta del Bautismo del Se隳r, el Papa recomend no olvidar la fecha de su bautismo: "Estas son las ra獳es de nuestra vida en Dios".

Esta es nuestra traducci鏮 de las palabras pronunciadsaspor el Papa despu廥 de la oraci鏮 mariana.

 

Palabras del Papa tras el 聲gelus.

Queridos hermanos y hermanas,

Les extiendo a todos, queridos romanos y peregrinos, mi m嫳 cordial saludo.

Saludo a los profesores y alumnos de Los Santos de Maimona y Talavera la Real, Espa鎙; los grupos parroquiales de Polonia, y tambi幯 los miembros del Camino Neocatecumenal polaco, ︸eben haber venido para celebrar el cumplea隳s de Kiko! ; as como a los fieles de Loreto y Vallemare, en la provincia de Rieti.

Esta ma鎙na, de acuerdo con la costumbre de esta festividad, tuve la alegr燰 de bautizar a un hermoso grupo de reci幯 nacidos. Oremos por ellos y por sus familias. Y en esta ocasi鏮, renuevo a todos la invitaci鏮 a mantener vivo y actual el recuerdo de su Bautismo. Estas las ra獳es de nuestra vida en Dios; Las ra獳es de nuestra vida eterna, que Jesucristo nos dio a trav廥 de su Encarnaci鏮, su Pasi鏮, su Muerte y Resurrecci鏮. En el bautismo, hay est嫕 las ra獳es! Y nunca olvidemos la fecha de nuestro bautismo.

Ma鎙na se concluir el tiempo de Navidad, reanudaremos en la liturgia el camino del Tiempo Ordinario. Como Jess despu廥 de su bautismo, dej幦onos guiar por el Esp甏itu Santo en todo lo que hagamos. Pero para eso hay que invocarlo! Aprendamos a invocar al Esp甏itu Santo con m嫳 frecuencia, en nuestros d燰s, para poder vivir con amor las cosas ordinarias y hacerlas extraordinarias.

Buen domingo a todos. No os olvid嶯s de orar por m. Buen apetito y adi鏀.

Traducci鏮 de Zenit, Raquel Anillo

 

 

13/01/2019-07:18
Isabel Orellana Vilches

Beato Pedro Donders, 14 de enero

亟ste gran ap鏀tol de los leprosos ratifica la grandeza de una vocaci鏮 que llev al extremo, como fiel disc甑ulo de Cristo. Nada le detuvo en su misi鏮 ejercida en la Guayana Holandesa, ni siquiera su estado de salud y avanzada edad

Si toda vida santa lleva consigo dosis inconmensurables de magnanimidad, algunas, como la de Pedro Donders, parecen superar lo imaginable por las circunstancias en las que discurrieron y la fortaleza que mostraron en todo instante, sosteniendo las bridas de una fe que les hizo acreedoras por derecho propio de la promesa de Cristo: 亟l que cree en m, har 幨 tambi幯 las obras que yo hago, y har mayores an(Jn 14, 12).

Este ap鏀tol de los leprosos, de los indios, de los cimarrones, y de otros pueblos naci el 27 de octubre de 1809 en la aldea de Heikant, cerca de Tilburg en el Brabante holand廥. Antes de su nacimiento, su padre, que hab燰 contra獮o matrimonio en terceras nupcias, hab燰 perdido dos hijos. Una hermana de Pedro falleci a la edad de 14 a隳s y otro hermano naci inv嫮ido. El futuro beato sobrevivi, pero tuvo una fr墔il salud toda la vida. A los 6 a隳s, perdi a su madre. Su familia era muy pobre y a los 12 a隳s tuvo que ponerse a trabajar para ayudarla. Al tiempo que crec燰 en medio de la penuria, se acrecentaba su anhelo de ser sacerdote. Sus gestos evidenciaban una gran vocaci鏮; pronto se convirti en un aliado del p嫫roco qui幯 lo nombr catequista. Al menos por una vez, su delicada salud le ayud a cumplir su sue隳, ya que aqu幨la le impidi realizar el Servicio Militar, dej嫕dole el campo libre para el sacerdocio.

Fue una vocaci鏮 tard燰 y algunos rasgos de su torpeza, surgidos en el d燰 a d燰, suscitaban burlas entre los seminaristas. Sin embargo, su afabilidad y humildad pronto fue advertida por ellos y lo acogieron con afecto y respeto. Cuando ten燰 29 a隳s, el rector del Seminario, que ve燰 en 幨 inclinaci鏮 a las misiones, le anim a seguir la vida religiosa. El camino fue arduo en verdad. Cerradas las puertas de los seminarios de su pa疄 por orden del rey, acudi a los jesuitas, a los franciscanos y a los redentoristas belgas de Sint Truiden. Ninguno lo admiti, ni siquiera 廥tos ltimos. En su contra alegaban sus pocas luces o la edad. Sin embargo, tres d嶰adas m嫳 tarde se convirti en redentorista.

El 15 de junio de 1841 fue ordenado sacerdote. Y conoci el trabajo de los redentoristas holandeses en Tilburg, su pueblo natal. No ten燰 duda: ese era su camino. Parti a misiones en 1842. Lleg a Paramaribo (Surinam, Guayana Holandesa), en una larga traves燰 de casi cuatro meses, que estuvo plagada de dificultades, aunque no mayores que las que hall en su destino. Desde el primer d燰 dedic su vida a rescatar de sus muchas miserias y bajos instintos (prostituci鏮, pobreza, promiscuidad, alcoholismo, etc.), a personas de toda clase y condici鏮, blancos y negros, colonos y esclavos, as como atender a muchos leprosos en medio de un clima tropical de gran dureza.

Para combatir tanta inmoralidad e indiferencia tuvo dos pilares: la oraci鏮 y la recepci鏮 de la Eucarist燰, junto a un denodado esfuerzo personal. En 幨 se incluye el aprendizaje de los idiomas nativos con objeto de transmitir la fe a los indios de Surinam. Ser燰 tambi幯 ap鏀tol de los leprosos de Batavia durante 27 a隳s. 亟ra la destrucci鏮 m嫳 grande en cuerpos vivos humanos que jam嫳 yo he visto, hizo notar el m嶮ico van Hasselaar. Al beato le 厚arec燰 m嫳 una pocilga que una morada humana.Acondicion el lugar con suelo de madera y camas en las chozas, y trat de devolver la dignidad a todos. Fueron a隳s de mucho sufrimiento entre los esclavos negros: 亟l trabajo entre los negros cimarrones no va bien. Tambi幯 la adversidad y la cruz vienen de Dios, y nada se realiza sin la cruz, escribir燰.

Con 74 a隳s se retir en Paramaribo, donde vivi a隳s felices. Sus hermanos bromeaban sobre su avanzada edad al ingresar en la Congregaci鏮: 剃ada d燰 me doy m嫳 cuenta de cu嫕 grande es la felicidad de la vocaci鏮 en esta Congregaci鏮 y en convivencia con los hermanos. A los ocho meses fue trasladado a Coronie, siendo intervenido del ri嚧n varias veces en los dos a隳s que pas all. A los 77 a隳s tuvo que regresar a Batavia por enfermedad del capell嫕. Otro a隳 de trabajo con los leprosos, indios y negros, sanando cuerpos y almas, enterrando, confesando, predicando y ense鎙ndo con pedag鏬ica creatividad; utilizaba dibujos, l嫥inas y otros recursos. Ese fue su acontecer, sin tener en cuenta edad ni estado de salud, hasta que el Padre le llamo junto a s el 14 de enero de 1887. Dos d燰s antes, agravada su nefritis, para la que no se le suministr medicamentos, pidi al P. Bekkers: 咨en an un poco de paciencia. Morir el viernes a las tres. Y as sucedi. Dej este mundo tras una larga vida de oraci鏮 continua, de incesante trabajo y mucho sufrimiento, rodeado de los abandonados a los que se entreg en una acci鏮 f疄ica y espiritual imponente. Fue beatificado por Juan Pablo II el 23 de mayo de 1982.