Colaboraciones

 

Dos afirmaciones

 

17 diciembre, 2019)| Javier Úbeda Ibáñez


 

 

 

Dos afirmaciones:

- La Iglesia no es, ni podría transformarse nunca en un sujeto político. Como afirmaba el santo padre Benedicto XVI “perdería su independencia y autoridad morales identificándose con una única vía política y con posturas parciales y opinables”.

- La Iglesia no está llamada a la formación de partidos: se transformaría en una religión civil. La Comunidad cristiana, sin embargo, está llamada a formar en Cristo hombres nuevos, capaces de hacer nueva incluso la política; hombres y mujeres de corazón nuevo, capaces de hacer nuevo el corazón de las instituciones políticas.