Colaboraciones

 

La familia, la célula de la sociedad en el ámbito biológico

 

18 septiembre, 2020 | Javier Úbeda Ibáñez


 

 

 

 

 

 

Este hecho, sin embargo, no debe reducirse al campo exclusivamente físico: la familia es realmente “el santuario de la vida” en un sentido profundamente humano. Es también célula de la sociedad en el aspecto cultural, moral y religioso: en el terreno de la formación, el ambiente familiar resulta insustituible para transmitir todo el conjunto de tradiciones que configuran una civilización y una cultura. Por eso, sin olvidar la necesidad de las reformas estructurales, legislativas e institucionales, se debe enfatizar el papel que tienen las familias en la renovación de la vida de las personas y de la sociedad: una vida familiar sana es el mejor estímulo para difundir una vida social sana. Quien ha crecido en un ambiente adecuado se encuentra más predispuesto para transmitirlo, ya que la vida y el amor (objetivos principales de la familia) son de por sí difusivos. Esto exige, sobre todo, un gran empeño de los mismos miembros de la familia, para que actúen con esa conciencia, sin crear un falso dilema entre la vida personal y la vida de hogar. Convendrá, además, no olvidar la conveniencia de formar asociaciones familiares, con el fin de cumplir eficazmente la propia tarea, de defender sus derechos y de fomentar el bien y los intereses de la familia.