Servicio diario - 01 de noviembre de 2020


 

篾GELUS
聲gelus: Las Bienaventuranzas son el camino de la santidad
Raquel Anillo
Palabras antes del 聲gelus

篾GELUS
聲gelus: Entablar negociaciones en la situaci鏮 de Nagorno-Karabaj
Raquel Anillo
Palabras despu廥 del 聲gelus

PAPA FRANCISCO
La lucha del Papa Francisco contra la corrupci鏮
Larissa I. L鏕ez
Extractos de la entrevista de ADN Kronos

DICASTERIOS
La Iglesia extiende las indulgencias para los difuntos a todo noviembre
Larissa I. L鏕ez
Decreto de la Penitenciar燰 Apost鏊ica

ESPIRITUALIDAD
1 de noviembre: Solemnidad de Todos los Santos
Alejandro V嫙quez-Dodero
熹u se celebra?

PAPA FRANCISCO
Europa: El Papa Francisco reza por la unidad
Anita Bourdin
Habla con Emmanuel Macron

CIUDAD DEL VATICANO
Conferencias Episcopales Europeas: Discurso del cardenal Parolin
Redacci鏮 zenit
En la asamblea plenaria

TESTIMONIOS
Estados Unidos: Beatificaci鏮 del padre Michael McGivney
Jim Fair
Fundador de los Caballeros de Col鏮

IGLESIA LOCAL
Colombia: El Papa acepta la renuncia del obispo de Cartago
Larissa I. L鏕ez
Mons. Jos Alejandro Casta隳

TESTIMONIOS
Beato P甐 Campidelli, 2 de noviembre
Isabel Orellana Vilches
Devoto de Cristo crucificado


 

 

 

聲gelus: Las Bienaventuranzas son el camino de la santidad

Palabras antes del 聲gelus

noviembre 01, 2020 13:21

Angelus

(zenit  1 nov. 2020).- A las 12 del mediod燰 de hoy, 1 de noviembre de 2020, el Santo Padre Francisco se asoma a la ventana del estudio del Palacio Apost鏊ico Vaticano para recitar el 聲gelus con los fieles y peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro.

A continuaci鏮, siguen las palabras de Francisco, segn la traducci鏮 oficial ofrecida por la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

***

 

Palabras antes del 聲gelus

Queridos hermanos y hermanas, }uenos d燰s!

En esta solemne fiesta de Todos los Santos, la Iglesia nos invita a reflexionar sobre la gran esperanza, la gran esperanza que se funda en la Resurrecci鏮 de Cristo: Cristo ha resucitado y tambi幯 nosotros estaremos con 匜. Los santos y los beatos son los testigos m嫳 autorizados de la esperanza cristiana, porque la han vivido plenamente en su existencia, entre alegr燰s y sufrimientos, poniendo en pr塶tica las Bienaventuranzas que Jess predic y que hoy resuenan en la liturgia (cf. Mt 5,1-12a). Las Bienaventuranzas evang幨icas son, en efecto, el camino de la santidad. Me refiero ahora a dos Bienaventuranzas, la segunda y la tercera.

La segunda es esta: Bienaventurados los que lloran, porque ellos ser嫕 consolados (v. 4). Parecen palabras contradictorias, porque el llanto no es un signo de alegr燰 y felicidad. Motivos de llanto y de sufrimiento son la muerte, la enfermedad, las adversidades morales, el pecado y los errores: simplemente la vida cotidiana, fr墔il, d嶵il y marcada por las dificultades. Una vida a veces herida y probada por la ingratitud y la incomprensi鏮. Jess proclama bienaventurados a los que lloran por estas situaciones y, a pesar de todo, conf燰n en el Se隳r y se ponen a su sombra. No son indiferentes ni tampoco endurecen sus corazones en el dolor, sino que esperan con paciencia en el consuelo de Dios. Y ese consuelo lo experimentan ya en esta vida.

En la tercera Bienaventuranza Jess afirma: Bienaventurados los mansos, porque ellos heredar嫕 la tierra (v. 5). Hermanos y hermanas ︼a mansedumbre! La mansedumbre es caracter疄tica de Jess, que dice de s mismo: Aprended de m que soy manso y humilde de coraz鏮 (Mt 11, 29). Mansos son aquellos que tienen dominio de s, que dejan sitio al otro, que lo escuchan y lo respetan en su forma de vivir, en sus necesidades y en sus demandas. No pretenden someterlo ni menospreciarlo, no quieren sobresalir y dominarlo todo, ni imponer sus ideas e intereses en detrimento de los dem嫳. Estas personas, que la mentalidad mundana no aprecia, son en cambio preciosas a los ojos de Dios, que les da en herencia la tierra prometida, es decir, la vida eterna. Tambi幯 esta bienaventuranza comienza aqu abajo y se cumplir en el Cielo, en Cristo. La mansedumbre. En este momento de la vida, tambi幯 mundial, donde hay tanta agresividadY tambi幯 en la vida cotidiana, lo primero que sale de nosotros es la agresi鏮, la defensa. Necesitamos mansedumbre para avanzar en el camino de la santidad. Escuchar, respetar, no agredir: mansedumbre.

Queridos hermanos y hermanas, elegir la pureza, la mansedumbre y la misericordia; elegir confiarse al Se隳r en la pobreza de esp甏itu y en la aflicci鏮; esforzarse por la justicia y la paz, todo esto significa ir a contracorriente de la mentalidad de este mundo, de la cultura de la posesi鏮, de la diversi鏮 sin sentido, de la arrogancia hacia los m嫳 d嶵iles. Los santos y los beatos han seguido este camino evang幨ico. La solemnidad de hoy, que celebra a Todos los Santos, nos recuerda la vocaci鏮 personal y universal a la santidad, y nos propone los modelos seguros de este camino, que cada uno recorre de manera nica, de manera irrepetible. Basta pensar en la inagotable variedad de dones e historias concretas que se dan entre los santos y las santas: no son iguales, cada uno tiene su personalidad y ha desarrollado su vida en la santidad segn su propia personalidad y cada uno de nosotros puede hacerlo, ir por ese camino. Mansedumbre, mansedumbre por favor e iremos a la santidad.

Esta inmensa familia de fieles disc甑ulos de Cristo tiene una madre, la Virgen Mar燰. Nosotros la veneramos con el t癃ulo de Reina de todos los Santos, pero es sobre todo la Madre, que ense鎙 a cada uno a acoger y seguir a su Hijo. Que nos ayude a alimentar el deseo de santidad recorriendo el camino de las Bienaventuranzas.

 

 

 

 

聲gelus: Entablar negociaciones en la situaci鏮 de Nagorno-Karabaj

Palabras despu廥 del 聲gelus

noviembre 01, 2020 15:25

Angelus

(zenit  1 nov. 2020).- En este domingo festividad de Todos los Santos, el Papa ha saludado desde la ventana de su estudio a los peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro recordando a Michael McGivney, sacerdote diocesano y fundador de los Caballeros de Col鏮, que fue proclamado ayer beato en Hartford en los Estados Unidos de Am廨ica.

En este d燰 de fiesta no olvidemos lo que est sucediendo en Nagorno-Karabaj, record el Papa, reiterando su llamamiento a los dirigentes de las partes en conflicto a intervenir lo antes posible para parar el derramamiento de sangre inocente.

Rezando por las poblaciones del Mar Egeo, que fueron sacudidas por un fuerte terremoto.

Seguido salud a los peregrinos reunidos en la plaza de san Pedro, saludando en particular a los participantes en la Carrera de los Santos promovida por la Fundaci鏮 Don Bosco en todo el mundo.

Record la misa que celebrar ma鎙na por la tarde en sufragio de los difuntos en el Cementerio Teut鏮ico.

A continuaci鏮, siguen las palabras de Francisco, segn la traducci鏮 oficial ofrecida por la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

***

 

Palabras despu廥 del 聲gelus

Ayer en Hartford en los Estados Unidos de Am廨ica, fue proclamado beato Michael McGivney, sacerdote diocesano y fundador de los Caballeros de Col鏮. Comprometido con la evangelizaci鏮, se prodig para atender las demandas de los necesitados, promoviendo la ayuda mutua. Que su ejemplo nos impulse a todos a testimoniar cada vez m嫳 el evangelio de la caridad. Un aplauso para el nuevo beato.

En este d燰 de fiesta no olvidemos lo que est sucediendo en Nagorno-Karabaj donde a los enfrentamientos armados se suceden fr墔iles treguas, con un aumento tr墔ico de las v獳timas, destrucci鏮 de viviendas, infraestructuras y lugares de culto, involucraci鏮 cada vez m嫳 grande de la poblaci鏮 civil. •s tr墔ico!

Quisiera reiterar mi sincero llamamiento a los dirigentes de las partes en conflicto a intervenir lo antes posible para parar el derramamiento de sangre inocente (Enc. Fratelli tutti192). Que no piensen en resolver la controversia que les enfrenta con la violencia sino esforz嫕dose en entablar negociaciones sinceras con la ayuda de la comunidad internacional. Por mi parte, estoy cerca de todos los que sufren e invito a pedir la intercesi鏮 de los santos para que haya una paz estable en la regi鏮.

Tambi幯 rezamos por las poblaciones del 嫫ea del Mar Egeo, que hace dos d燰s fueron sacudidas por un fuerte terremoto.

Saludo a todos vosotros, romanos y peregrinos de varios pa疄es, en particular saludo a los participantes en la Carrera de los Santos promovida por la Fundaci鏮 Don Bosco en todo el mundo, que este a隳 tambi幯 compiten a distancia e individualmente. Aunque se lleve a cabo en peque隳s grupos para respetar la distancia impuesta por la pandemia, este evento deportivo da una dimensi鏮 de fiesta popular a la celebraci鏮 religiosa de Todos los Santos. Gracias por vuestra iniciativa y vuestra presencia.

Ma鎙na por la tarde celebrar la misa en sufragio de los difuntos en el Cementerio Teut鏮ico, lugar de sepultura de la Ciudad del Vaticano. Me uno as espiritualmente a los que en estos d燰s en observancia de las normas sanitarias, que es importante, van a rezar a las tumbas de sus seres queridos en todas partes del mundo.

 

Os deseo a todos una buena fiesta en la compa劖a espiritual de los santos. Por favor, no os olvid嶯s de rezar por m. Buen almuerzo y hasta pronto.

 

 

 

 

La lucha del Papa Francisco contra la corrupci鏮

Extractos de la entrevista de ADN Kronos

noviembre 01, 2020 09:00

Papa Francisco

(zenit 1 nov. 2020)-. El Papa Francisco ha tratado ampliamente el tema de la la lucha contra la corrupci鏮 en el seno de la Iglesia y la Curia en una entrevista concedida a la agencia de noticias italiana ADN Kronos y publicada el pasado 30 de octubre de 2020.

En ella, el Santo Padre admite que no sabe si ganar o no la batalla, pero est seguro de una cosa: S que debo hacerlo, he sido llamado a hacerlo, despu廥 ser el Se隳r el que diga si he hecho bien o si he hecho mal. Sinceramente no soy muy optimista (sonr獯, N. del A.) pero conf甐 en Dios y en los hombres fieles a Dios.

Francisco afirma que se trata de un antiguo mal que se ha transmitido y transformado a lo largo de los siglos, pero que todo predecesor ha tratado de erradicar con los medios y el pueblo con el que contaba en cada momento.

 

Problema profundo

En esta l璯ea, reconoce que una parte de la Iglesia, porque la gran mayor燰 va en direcci鏮 opuesta, sigue el camino correcto, personalidades de varios tipos y espesores, eclesi嫳ticos y muchos falsos amigos laicos de la Iglesia, han ayudado a disipar el patrimonio m镽il e inmobiliario no del Vaticano sino de los fieles.

Tambi幯 describe que incluso entre mis muy antiguos predecesores encontr algunos ejemplos no precisamente edificantes y remite al Evangelio en el que el Se隳r pide elegir entre seguir a Dios o al dinero: Jess lo dijo, no es posible ir tras ambos.

La Iglesia, contina, es y sigue siendo fuerte, pero el tema de la corrupci鏮 es un problema profundo, que se pierde a lo largo de los siglos.

 

Dar pasos peque隳s

El actual Sucesor de Pedro relata c鏔o al principio de su pontificado visit a Benedicto XVI y le pas el testigo en la batalla contra la corrupci鏮, de modo que 幨 est continuando su obra.

En esta labor, el Papa Francisco describe que no hay estrategias particulares, el esquema es trivial, simple, pues para seguir adelante y no detenerse, hay que dar pasos peque隳s pero concretos.

Para llegar a los resultados de hoy partimos de una reuni鏮 de hace cinco a隳s sobre c鏔o actualizar el sistema judicial, luego con las primeras investigaciones tuve que quitar posiciones y resistencias, fuimos a indagar en las finanzas, tenemos nuevos dirigentes en el Instituto para las Obras de Religi鏮 (IOR). En definitiva, tuve que cambiar muchas cosas y otras muchas muy pronto cambiar嫕.

 

Las cr癃icas

Con respecto a las cr癃icas que recibe, el Obispo de Roma admite que a nadie le gustan, sobre todo cuando son una bofetada en la cara, cuando duelen si se dicen de mala fe y con malicia.

Con la misma convicci鏮 explica que la cr癃ica puede ser constructiva, y as lo tomo todo porque la cr癃ica lleva a examinarme, a hacer un examen de conciencia, a preguntarme si me equivoqu, d鏮de y por qu me equivoqu, si hice bien, si hice mal, si pude hacerlo mejor.

Al mismo tiempo, indica que es verdad que si en la cr癃ica tengo que encontrar la inspiraci鏮 para hacerlo mejor, ciertamente no puedo dejarme arrastrar por todo lo que escriben sobre el Papa que no es muy positivo.

As, el Papa escucha todas las cr癃icas y luego ejerce el discernimiento, para entender lo que es bueno y lo que no. Discernimiento que es la gu燰 de mi camino, en todo, en todos.

 

燜iene miedo el Papa?

En la entrevista, el Santo Padre tambi幯 es preguntado sobre si tiene miedo: 璣 por qu deber燰 tenerlo? No temo ninguna consecuencia contra m, no temo nada, acto en el nombre y a favor de nuestro Se隳r. 燙oy imprudente? 燙oy inconsciente?, plantea.

No sabr燰 qu decir, contesta, me gu燰 el instinto y el Esp甏itu Santo, me gu燰 el amor de mi maravilloso pueblo que sigue a Jesucristo. Y entonces rezo, rezo mucho, todos nosotros en este dif獳il momento debemos rezar mucho por lo que est pasando en el mundo.

 

La soledad

El Pont璗ice tambi幯 se refiere a la soledad de su misi鏮 y habla primero de una soledad funcional en la que me siento solo porque los que deber燰n colaborar no colaboran, porque los que deber燰n ensuciarse las manos por los dem嫳 no lo hacen, porque no siguen mi l璯ea o cosas as.

Sin embargo, existe una soledad sustancial, que no siento, porque he encontrado a tanta gente que arriesga su vida por m, que arriesga su vida, que lucha con convicci鏮 porque sabe que tenemos raz鏮 y que el camino tomado, incluso entre mil obst塶ulos y resistencias naturales, es el correcto.

 

 

 

 

La Iglesia extiende las indulgencias para los difuntos a todo noviembre

Decreto de la Penitenciar燰 Apost鏊ica

noviembre 01, 2020 10:20

Dicasterios

(zenit 23 oct. 2020) -. Las indulgencias para los difuntos han sido extendidas por todo el mes de noviembre, informa la Penitenciar燰 Apost鏊ica del Vaticano en un Decreto difundido hoy, 23 de octubre de 2020.

El documento fue firmado ayer, 22 de octubre de 202, memoria litrgica de san Juan Pablo II, en la sede de la Penitenciar燰 Apost鏊ica, por parte del cardenal Mauro Piacenza, penitenciario mayor y del regente monse隳r Krzysztof Nykiel.

 

Pr鏎roga debido a la pandemia

En el citado Decreto se lee que, debido a las circunstancias ocasionadas por la pandemia de la COVID-19, las indulgencias plenarias para los fieles fallecidos se prorrogar嫕 durante todo el mes de noviembre, con la adecuaci鏮 de las obras y condiciones para garantizar la seguridad de los fieles.

La Penitenciar燰 Apost鏊ica explica que ha recibido muchas peticiones de pastores solicitando que este a隳, debido a la emergencia sanitaria del coronavirus, se conmutaran las obras piadosas para obtener las indulgencias plenarias aplicables a las almas del purgatorio, segn el Manual de Indulgencias (conc. 29, 1).

Por este motivo y por mandato especial del Papa Francisco, el Dicasterio establece de muy buen grado y decide que este a隳, para evitar las aglomeraciones donde est嫕 prohibidas que la indulgencia plenaria para los que visiten un cementerio y recen por los difuntos, aunque solo sea mentalmente, establecida por regla general solo en d燰s concretos del 1 al 8 de noviembre, podr ser trasladada a otros d燰s del mismo mes hasta que acabe.

Estos d燰s, elegidos de libremente por los fieles, tambi幯 pueden ser independientes entre s.

En segundo lugar, el texto establece que la indulgencia plenaria del 2 de noviembre, establecida con ocasi鏮 de la conmemoraci鏮 de Todos los Fieles Difuntos para los que visiten piadosamente una iglesia u oratorio y reciten all el Padre Nuestro y el Credo, puede ser transferida no solo al domingo anterior o posterior o al d燰 de la solemnidad de Todos los Santos, sino tambi幯 a otro d燰 del mes de noviembre, tambi幯 libremente escogido por cada persona.

 

Ancianos y enfermos

Por otro lado, los ancianos, los enfermos y todos aquellos que por motivos graves no puedan salir de casa, por ejemplo a causa de las restricciones impuestas por la autoridad competente para el tiempo de la pandemia y para evitar que numerosos fieles se aglomeren en los lugares sagrados, podr嫕 obtener la indulgencia plenaria siempre que se unan espiritualmente a todos los dem嫳 fieles, completamente desapegados del pecado y con la intenci鏮 de cumplir cuanto antes las tres condiciones habituales (confesi鏮 sacramental, comuni鏮 eucar疄tica y oraci鏮 segn las intenciones del Santo Padre), ante una imagen de Jess o de la Sant疄ima Virgen Mar燰, recen oraciones piadosas por los difuntos, por ejemplo, laudes y v疄peras del Oficio de Difuntos, el rosario mariano, la corona de la Divina Misericordia, otras oraciones por los difuntos m嫳 apreciadas por los fieles, o se dediquen a la lectura meditada de alguno de los pasajes del Evangelio propuestos por la liturgia de los difuntos, o realicen una obra de misericordia ofreciendo a Dios los dolores y las dificultades de su propia vida.

 

Confesiones, comuni鏮 y condiciones espirituales

Asimismo, para facilitar la obtenci鏮 de la gracia divina por medio de la caridad pastoral, la Penitenciar燰 pide a todos los sacerdotes con facultades adecuadas que se ofrezcan con particular generosidad a la celebraci鏮 del sacramento de la Penitencia y administren la santa comuni鏮 a los enfermos.

En lo referente a las condiciones espirituales para la plena consecuci鏮 de la indulgencia, se recuerda que es preciso recurrir a las indicaciones ya emanadas en la nota Sobre el sacramento de la penitencia en la actual situaci鏮 de pandemia, difundido por la propia Penitenciar燰 Apost鏊ica el 19 de marzo de 2020.

Finalmente, ya que las almas del Purgatorio son ayudadas por los sufragios de los fieles y especialmente por el sacrificio del altar agradable a Dios (cf. Conc. Tr. Sess. XXV, Decr. De Purgatorio), el texto invita encarecidamente a todos los sacerdotes a celebrar tres veces la Santa Misa el d燰 de la Conmemoraci鏮 de Todos los fieles Difuntos, de acuerdo con la Constituci鏮 Apost鏊ica Incruentum Altaris, promulgada por el Papa Benedicto XV el 10 de agosto de 1915.

 

 

 

 

1 de noviembre: Solemnidad de Todos los Santos

熹u se celebra?

noviembre 01, 2020 09:00

Espiritualidad

(zenit  1 nov. 2020).- En este d燰 de la Solemnidad de Todos los Santos, D. Alejandro V嫙quez- Dodero, sacerdote y capell嫕 del colegio Tajamar en Madrid, Espa鎙, ofrece un art獳ulo en el que explica el origen y sentido de esta celebraci鏮 de la Iglesia.

***

 

El primer d燰 de noviembre celebramos la denominada Iglesia triunfante, proponi幯dose a los fieles el ejemplo de los santos, o sea el de aquellas almas que nos han precedido y que han llegado a la meta, el Cielo. Llegar al Cielo significa gozar de la visi鏮 beat璗ica en la presencia de Dios por toda la eternidad.

La Iglesia Cat鏊ica de rito latino celebra esta fiesta elevada a rango de solemnidad el 1 de noviembre, y la ortodoxa y la cat鏊ica de rito bizantino el primer domingo de Pentecost廥.

Se nos anima a acudir a los santos ese d燰 especialmente para pedirles que intercedan por nosotros ante Dios y podamos as alcanzar la misma santidad, salvando el alma, mereciendo el Cielo.

A lo largo del a隳 litrgico se celebran santos oficialmente proclamados, beatificados o canonizados. El 1 de noviembre se conmemora a todas aquellas almas an鏮imas que han alcanzado la santidad pero que no han sido beatificadas o canonizadas por la Iglesia.

Se celebra a esos santos desconocidos, santos de lo sencillo y ordinario, que con una vida que pas desapercibida a los ojos del mundo o al menos no dejaron rastro oficial de su santidad llegaron a colmar esa aspiraci鏮 de toda alma: el encuentro con Dios al final de sus d燰s aqu en la Tierra.

Es frecuente que este d燰 las grandes catedrales exhiban las reliquias de los santos canonizados, para ayudar ese d燰 a los fieles en la piedad y devoci鏮 a aquellos otros desconocidos.

 

Origen de la festividad, distinci鏮 frente a Halloween

El origen de la fiesta de Todos los Santos se halla vinculado al templo del Pante鏮 en Roma. Esa edificaci鏮 se us en un principio para dar culto a los dioses romanos, pero a principios del siglo VII el emperador lo don al papa Bonifacio IV, y pas a ser una iglesia cat鏊ica. En el siglo IX fueron trasladados a su interior los cuerpos de varios m嫫tires, y desde entonces se denominar燰 Santa Mar燰 ad Martyres.

Muchas festividades comienzan su celebraci鏮 el d燰 anterior por la noche por aquello de que las fiestas se conocen por sus v疄peras y en este caso el 31 de octubre. En ingl廥 ser燰 All Hallows Eve, la v疄pera de Todos los Santos. Su pronunciaci鏮 fue cambiando con los a隳s hasta la que conocemos en nuestros d燰s Halloween. Esa celebraci鏮 nada tiene que ver hoy d燰 con la de todos los santos del 1 de noviembre; aunque, como se puede comprobar, est嫕 relacionadas en su origen.

La antigua costumbre anglosajona de Halloween consiste en creer en la reencarnaci鏮 del alma inmortal, que la v疄pera del 1 de noviembre debe volver al hogar del anterior hu廥ped de esa alma. Tal celebraci鏮 ha robado su estricto sentido religioso a esa v疄pera, para celebrar en su lugar la noche del terror, de las brujas y los fantasmas. Halloween marca un retorno al antiguo paganismo.

 

Entonces, 磧a santidad es para todos?

La llamada a la santidad, o sea la invitaci鏮 a salvar el alma y llegar el Cielo, es para todos, es universal. Ser santo no es m嫳 que salvar el alma de las penas del infierno. Y llegar al Cielo significa colmar la perfecci鏮 de la vida cristiana, y unirse 璯timamente con Cristo, y en 匜 con la Trinidad Sant疄ima.

El Concilio Vaticano II record de nuevo a los cristianos la llamada universal a la santidad que hizo el Se隳r: todos hemos sido llamados a la santidad, a la identificaci鏮 con Cristo y a una divinizaci鏮 progresiva bajo la acci鏮 de la gracia, para llegar a la plenitud de la vida cristiana, a la medida de la plenitud de Cristo. As lo recuerda san Pablo a los Efesios en su carta (4, 13).

En concreto fue la constituci鏮 dogm嫢ica Lumen Gentium del Concilio Vaticano II Cap. V, nn. 41 y 42 la que desarroll la llamada universal a la santidad, mensaje que el Opus Dei difunde en esencia. La santidad est al alcance del hombre de la calle. Idea 廥ta de ra獳es evang幨icas, que encuentra su mejor ejemplo en la vida de los primeros cristianos. Es un mensaje viejo como el Evangelio, y como el Evangelio nuevo, en palabras de san Josemar燰 Escriv de Balaguer (cfr. Carta, 9-I-1932, n. 91).

 

 

 

 

Europa: El Papa Francisco reza por la unidad

Habla con Emmanuel Macron

noviembre 01, 2020 11:24

Papa Francisco

(zenit 1 nov. 2020).- El Papa Francisco reza por la unidad de Europa. Lo dijo al inicio de la misa en Santa Marta, este s墎ado 31 de octubre de 2020, segn indican fuentes extraoficiales. Tambi幯 habl el viernes con el presidente franc廥, Emmanuel Macron.

En este tiempo en el que es necesaria tanta unidad entre nosotros, entre las naciones, oramos hoy por Europa, para que Europa pueda tener esta unidad, esta unidad fraterna que so鎙ron los padres fundadores de la Uni鏮 Europea, habr燰 dicho el Papa al inicio de la misa, y el Vaticano, cuestionado por Zenit, no lo niega.

El Papa Francisco tambi幯 se reuni, el 29 de octubre, con el presidente franc廥 Emmanuel Macron, a petici鏮 de este ltimo, quien afirm su compromiso de luchar sin descanso contra el extremismo para que todos los franceses puedan vivir su fe en paz y sin miedo, indic el El疄eo.

El Papa expres a cambio su apoyo fraterno a los franceses, a鎙di la presidencia, en un momento en que los cat鏊icos de Francia estaban tan violentamente heridos y los franceses en su conjunto conmocionados, por el atentado terrorista que hizo tres muerto en la bas璱ica de Notre-Dame de lAssomption en Niza, el jueves 29 de octubre por la ma鎙na.

El Papa Francisco y el presidente franc廥 comparten una convergencia total de puntos de vista sobre el rechazo absoluto del terrorismo y la ideolog燰 del odio que divide, mata y pone en peligro la paz, as como sobre la importancia del di嫮ogo entre religiones, indica la misma fuente.

Se trataba, segn la presidencia, de las pruebas que atraviesa la humanidad, de 繈rica, de los pa疄es m嫳 pobres, de una tregua universal de los conflictos y de una Europa unida y solidaria.

 

 

 

 

Conferencias Episcopales Europeas: Discurso del cardenal Parolin

En la asamblea plenaria

noviembre 01, 2020 09:30

Ciudad del Vaticano
Iglesia Local

(zenit 1 nov. 2020)-. El cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, pronunci virtualmente un discurso el pasado mi廨coles 28 de octubre en la apertura de la Asamblea Plenaria de la la Comisi鏮 de las Conferencias Episcopales de la Uni鏮 Europea (COMECE)

En el marco del 40 aniversario de la COMECE, la Asamblea de Obispos de la Uni鏮 Europea, presidida por el cardenal Jean-Claude Hollerich, dio la bienvenida al cardenal Pietro Parolin, para dialogar sobre algunos de los desaf甐s m嫳 imperiosos de la UE mencionados por el Santo Padre en su reciente y mensaje sobre Europa.

Entre los temas examinados figuraba el papel de la Iglesia Cat鏊ica en la UE para una recuperaci鏮 justa, equitativa y ecol鏬ica de la pandemia de COVID-19, y para la promoci鏮 del Bien Comn mediante pol癃icas centradas en la persona, en particular en los 嫥bitos del desarrollo humano sostenible, la migraci鏮 y el medio ambiente.

El cardenal Parolin destac que la Iglesia Cat鏊ica ha acompa鎙do de cerca el proceso de integraci鏮 europea desde sus comienzos y que el establecimiento de la COMECE en 1980 fue un signo tangible de la importancia que la Santa Sede atribuye a las actividades promovidas por las instituciones europeas.

A la luz del llamamiento del Papa Francisco a la UE para que sea sanamente laica, el secretario de Estado record que la Iglesia, aunque respeta la autonom燰 de la vida pol癃ica, no restringe su misi鏮 a la esfera privada. Por el contrario, citando la Carta Enc獳lica del Santo Padre Fratelli Tutti, [la Iglesia] no puede ni debe permanecer al margen en la construcci鏮 de un mundo mejor.

Al tiempo exhortaba a todos, incluidas las instituciones de la UE, a redescubrir el camino de la fraternidad que inspir y gui a los fundadores de la Europa moderna, el cardenal asegur que la Iglesia estar燰 en la primera l璯ea del largo y arduo proceso de recuperaci鏮 de los efectos de la pandemia de COVID-19. Esta es una ocasi鏮 para construir una Europa m嫳 justa y solidaria que comparta la investigaci鏮 cient璗ica y las inversiones para la producci鏮 de vacunas y la atenci鏮 a los m嫳 vulnerables, dijo.

En su encuentro, los obispos y el secretario de Estado tambi幯 se refirieron a la Conferencia sobre el Futuro de Europa como una ocasi鏮 significativa para repensar la identidad europea y sus valores, as como para salvar la distancia entre las instituciones de la UE y los ciudadanos.

El cardenal subray la importancia de que la Iglesia Cat鏊ica participe en esa conferencia como miembro en el contexto del di嫮ogo abierto, transparente y regular entre la UE y las Iglesias mencionado en el art獳ulo 17 del TFUE.

La Asamblea de la COMECE constituy tambi幯 una oportunidad para evaluar diversas iniciativas de la UE. Segn los obispos, el Plan de recuperaci鏮 para Europa y el Pacto Verde parecen encaminarse en la direcci鏮 correcta, promoviendo la solidaridad entre los Estados miembros as como una conversi鏮 ecol鏬ica que pueda beneficiar a Europa y al mundo entero.

Se expres prudencia con respecto al nuevo Pacto de la UE sobre Migraci鏮 y Asilo, que marca un paso adelante, pero tambi幯 plantea muchas dudas. El cardenal Parolin apoy la idea de revisar el Reglamento de Dubl璯 y adoptar pol癃icas de acogida, protecci鏮, promoci鏮 e integraci鏮 de los migrantes, solicitantes de asilo y refugiados.

Para poner fin al invierno demogr塻ico que ha caracterizado a Europa desde hace varias d嶰adas, los obispos delegados destacaron la necesidad de pol癃icas que apoyen espec璗icamente a la familia, como c幨ula b嫳ica de nuestra sociedad.

En cuanto a la presente transformaci鏮 digital de nuestras sociedades, los obispos expresaron su voluntad de estar alerta y asegurar que 廥ta siga el desarrollo integral de cada persona y de todos los pueblos, sin menoscabar la dignidad humana.

 

Palabras del cardenal Hollerich

Tras acoger el mensaje del Papa Francisco sobre Europa como un est璥ulo para seguir trabajando con las instituciones de la UE, el presidente de la COMECE, el cardenal Jean-Claude Hollerich, expres su agradecimiento por la participaci鏮 y la contribuci鏮 del cardenal Parolin, la cual confirma el gran aprecio de la Santa Sede por la misi鏮 de di嫮ogo con la Uni鏮 Europea llevada a cabo por la COMECE, afirm.

En el contexto de la pandemia actual, el cardenal Hollerich reconoci a la UE como una presencia unificadora de coordinaci鏮 y apoyo a los Estados miembros y, en este marco, anunci un mensaje con un fuerte llamado a la solidaridad y la esperanza elaborado por los presidentes de todos los Episcopados de la UE que se publicar en las pr闛imas semanas.

Para cumplir con las medidas sanitarias establecidas por las autoridades de la Regi鏮 de Bruselas, la Asamblea de la COMECE se celebr exclusivamente por videoconferencia. Se agradeci particularmente a Mons. Alain Paul Lebeaupin, nuncio apost鏊ico ante la Uni鏮 Europea desde 2012, que pronto terminar sus 41 a隳s de misi鏮 en el servicio diplom嫢ico de la Santa Sede.

Al concluir la Asamblea, los obispos condenaron el atentado terrorista ocurrido el jueves 29 de octubre de 2020 en la bas璱ica de Notre-Dame de Niza. Mons. Antoine H廨ouard, obispo delegado de la Conferencia Episcopal Francesa ante la COMECE, dirigi una oraci鏮 por las v獳timas, como personas que han sido asesinadas s鏊o porque quer燰n rezar al Se隳r en una Iglesia.

 

 

 

 

Estados Unidos: Beatificaci鏮 del padre Michael McGivney

Fundador de los Caballeros de Col鏮

noviembre 01, 2020 10:13

Testimonios

(zenit 1 nov. 2020)-. El padre Michael McGivney se convirti en el beato Michael McGivney en la ceremonia de ayer, 31 de octubre de 2020, en la catedral de San Jos en Hartford, Connecticut, Estados Unidos. La Misa de beatificaci鏮 fue presidida por el cardenal Joseph Tobin de Newark.

El padre McGivney, sacerdote de la parroquia de Santa Mar燰 en New Haven, fund los Caballeros de Col鏮 hace 138 a隳s para permitir a los hombres cat鏊icos apoyarse unos a otros y a sus familias con necesidades espirituales y temporales. El 27 de mayo de 2020, el Papa Francisco aprob un decreto reconociendo un milagro atribuido a la intercesi鏮 del Padre McGivney, permitiendo la beatificaci鏮 del padre McGivney.

El caballero supremo Carl Anderson dijo: Para los miembros de Caballeros de Col鏮 y muchos otros, la noticia de la beatificaci鏮 es un momento de gran alegr燰 y celebraci鏮. El padre McGivney atendi a los marginados de la sociedad en el siglo XIX, y su ejemplo ha inspirado a millones de Caballeros a seguir su ejemplo en sus propias parroquias y comunidades.

El padre McGivney sirvi a su reba隳 durante la pandemia de 1890, antes de enfermarse y morir de neumon燰. Casi un siglo antes del Concilio Vaticano II, la visi鏮 clarividente del beato Michael McGivney capacit a los laicos para servir a la Iglesia y al pr鎩imo de una manera nueva. Hoy en d燰, Caballeros de Col鏮 es una de las organizaciones cat鏊icas m嫳 grandes del mundo, con 2 millones de miembros en Am廨ica del Norte y Am廨ica Latina, el Caribe, Asia y Europa.

El milagro que se reconoce a trav廥 de la intercesi鏮 del padre McGivney involucr a un ni隳 no nacido en los Estados Unidos que en 2015 fue sanado en el tero de una enfermedad mortal despu廥 de que su familia rezara al padre McGivney.

En marzo de 2008, fue declarado venerable Siervo de Dios por el Papa Benedicto XVI, quien durante su visita a la catedral de San Patricio cit el destacable logro de ese ejemplar sacerdote estadounidense, el venerable Michael McGivney, cuya visi鏮 y celo condujeron al establecimiento de los Caballeros de Col鏮.

 

 

 

 

Colombia: El Papa acepta la renuncia del obispo de Cartago

Mons. Jos Alejandro Casta隳

noviembre 01, 2020 10:30

Iglesia Local

(zenit 1 nov. 2020)-. El Papa Francisco ha aceptado la renuncia al gobierno pastoral de la di鏂esis de Cartago, Colombia, presentada por Monse隳r Jos Alejandro Casta隳 Arbel墈z, inform ayer, 31 de octubre de 2020, la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

De acuerdo a la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), Mons. Casta隳 Arb幨aez present su renuncia el pasado mes de abril, tras cumplir sus 75 a隳s, edad can鏮ica a la que puede solicitarse al Santo Padre.

Asimismo, de acuerdo al episcopado, el Papa ha nombrado a monse隳r Jose Roberto Ospina Le鏮-G鏔ez, obispo de Buga, como administrador apost鏊ico de Cartago.

 

Monse隳r Jos Alejandro Casta隳 Arbel墈z

De acuerdo a la CEC, naci en La Ceja, Antioquia, hoy Jurisdicci鏮 de la Iglesia particular de Sons鏮 Rionegro-, el 1 de abril de 1945.

Curs los estudios primarios en Medell璯. Inici el Bachillerato en el Liceo de la Universidad de Antioquia y, habi幯dose vinculado a la Orden de Agustinos Recoletos, lo prosigui en el Colegio Apost鏊ico La Linda de Manizales y lo concluy en el Convento del Desierto de la Candelaria.

Hizo el ciclo filos鏹ico en el Convento de Suba, Bogot, y el teol鏬ico en la Pontificia Universidad Javeriana; instituci鏮 esta ltima donde obtuvo la licenciatura en Teolog燰 en el a隳 1971.

Despu廥 de su ordenaci鏮, en el a隳 1976, concluy los estudios de especializaci鏮 en Teolog燰 de la Vida Religiosa y en Teolog燰 B燢lica en Madrid.

En la Orden de Agustinos Recoletos, tom el h墎ito el 29 de diciembre de 1962, en el Convento del Desierto de la Candelaria. Emiti la profesi鏮 solemne el 28 de enero de 1967, en el Convento de Suba y recibi el Orden del Presbiterado el 8 de diciembre de 1971 de manos del entonces obispo de Zipaquir, monse隳r Rub幯 Buitrago Trujillo.

 

 

 

 

Beato P甐 Campidelli, 2 de noviembre

Devoto de Cristo crucificado

noviembre 01, 2020 09:00

Testimonios

 

Joven pasionista italiano, el beato P甐 Campidelli fue devoto de Cristo crucificado y de Mar燰, un muchacho sensible y generoso que muri a los 21 a隳s, ofreciendo su vida por la Iglesia, el Papa y su Orden, as como por los pecadores y su propia tierra

En esta conmemoraci鏮 de Todos los Fieles Difuntos, nuevamente nos encontramos frente a una vida breve, de intensa entrega a Cristo, que transcurri sin notoriedad y se consum sobrenaturalizando lo ordinario.

Luigi, que ese fue el nombre que le impusieron en bautismo a este pasionista, fue el cuarto de los seis hijos habidos en el matrimonio de agricultores compuesto por Giuseppe y Filomena, que vieron partir de este mundo prematuramente a dos de ellos.

El beato P甐 Campidelli naci en la localidad italiana de Trebbio perteneciente a Poggio Berni (di鏂esis de Rimini), regi鏮 de Emilia-Romagna el 29 de abril de 1868. Su madre le educ en la fe cristiana, como har燰 con el resto de sus hijos.

Giuseppe muri a consecuencia del tifus cuando el beato ten燰 4 a隳s. No le dio tiempo a conocer las cualidades de este hijo estudioso, sensible, lleno de bondad, en el que fueron calando las ense鎙nzas que recib燰 en el hogar.

Como suced燰 entonces en tantas localidades, muchas veces eran los sacerdotes los que tomaban la iniciativa de acoger a los ni隳s para proporcionarles adecuada formaci鏮. Luigi acud燰 el centro que hab燰 abierto el padre Angelo Bertozzi, con el que aprendi lat璯 antes de ir a la escuela pblica.

Adem嫳, prestaba una ayuda inestimable a los suyos trabajando en el campo. Sufr燰 al o甏 las blasfemias proferidas por un t甐 suyo, Bertoldo, que conviv燰 con la familia, al que tuvo especialmente presente en sus oraciones, y no descans en sus peticiones hasta que siendo ya religioso tuvo noticias de que hab燰 abandonado tan p廥ima y grave costumbre.

Su madre, como la gran parte del pueblo, adem嫳 del p嫫roco padre Filippo, sab燰 que el muchacho estaba en el buen camino y admiraba su excelente conducta. Ella hab燰 acudido al sacerdote para intercambiar impresiones sobre este hijo que la ten燰 admirada con su comportamiento, y en el que ve燰 las trazas de un chico que apuntaba directo al cielo.

Entonces Filippo le hab燰 dicho que Dios estaba trabajando en el coraz鏮 del peque隳 quien le estaba respondiendo admirablemente. La madrina de Luigi, como otras personas cercanas, no dudaba de la gracia que resplandec燰 en 幨. As lo dejaba entrever en sus comentarios, diciendo que parec燰 haber nacido para el para疄o. Y s, era realmente un 嫕gel, como iba a comprobarse.

La formaci鏮 espiritual que recib燰 el beato P甐 Campidelli en el seno familiar se convirti en la base sobre la que se asent su temprana vocaci鏮. Y es que sus enso鎙ciones se dispararon en 1880 al escuchar a los pasionistas del santuario de la Madonna di Casale, ubicado en las cercan燰s de SantArc嫕gelo que predicaban las misiones por la regi鏮.

Ya estaba acostumbrado a las pr塶ticas de piedad. Sol燰 acudir a misa diariamente recorriendo a pie 5 kil鏔etros, ten燰 presente en su oraci鏮 a personas a las que estimaba, como su abuelo que hab燰 fallecido seis a隳s antes, impart燰 catequesis, y pasaba por encima de las habladur燰s de algunos vecinos que calificaban su conducta como propia de un santurr鏮.

No hay edad para el amor a Dios y el caso de Luigi es otra prueba de ello, ya que en ese momento ten燰 12 a隳s. Sin embargo, aunque era casi un ni隳, interpret perfectamente el llamamiento interior que sinti para seguir a Cristo a trav廥 de ese carisma: Te quiero pasionista.

Habl de ello con el superior de Casale di Vito, pero se vio obligado a vivir en un comp嫳 de espera contando los d燰s que le faltaban para cumplir los 14, edad en la que iba a ser admitido. El 2 de mayo de 1882 ingres en el convento.

Su madre y hermanos se quedaron llorando. 匜 los consol diciendo: Por m no deb嶯s llorar; yo soy verdaderamente feliz. Quer燰 ser sacerdote, un gran misionero, y, sobre todo, ser santo. El 27 de ese mismo mes tom el h墎ito y el nombre de P甐. En 1883 inici el noviciado en san Eutizio de Soriano. Luego regres a Casale donde profes el 30 de abril de 1884.

Mientras se formaba en los estudios eclesi嫳ticos, que le hubieran llevado al sacerdocio, beato P甐 Campidelli probaba fehacientemente su vocaci鏮 con una vida de entrega y fidelidad en lo cotidiano. Alegre, estudioso, caritativo, modesto, obediente, generoso, dando muestras de saber estar en todo momento.

Llamaba la atenci鏮 su devoci鏮 por la Eucarist燰, por Cristo crucificado y por la Virgen Mar燰. Ten燰 como insignes modelos para su vida a san Lu疄 Gonzaga y a san Gabriel de la Dolorosa. Si su familia pens alguna vez que podr燰 sentirse defraudado en la forma de vida y lugar elegido para entregarla, habr燰n errado.

Su hermana Teresa siempre que fue a visitarlo constat en su rostro el gozo que le envolv燰. Una vez su madre le pregunt que si quer燰 volver a casa, y su respuesta fue rotunda, inequ癉oca: 、i por todo el oro del mundo!.

Su constituci鏮 f疄ica era fr墔il. Y a Dios Padre deb燰 urgirle tenerlo junto a 匜. As, aunque recibi las 鏎denes menores, ni siquiera pudo convertirse en subdi塶ono porque la temible tuberculosis se ceb en 幨 en 1888.

El beato P甐 Campidelli acogi serenamente la funesta enfermedad, y cuando su madre fue a verle la anim dici幯dole que fuese fuerte, vaticin嫕dole que se reunir燰n de nuevo en el cielo. Muri el 2 de noviembre de 1889 a sus 21 a隳s, arrebatado por el amor divino, comunicando a los que le acompa鎙ban en esos postreros instantes que la Virgen ven燰 a por 幨.

Segn sus propias palabras, ofrec燰 su vida por la Iglesia, el Papa, la Congregaci鏮, para la conversi鏮 de los pecadores, y sobre todo por el bien de mi querida Romagna. Sus restos se veneran en el santuario de Casale desde 1923. Juan Pablo II lo beatific el 17 de noviembre de 1985.